¿Juramento Hipocrático en Uruguay?. El médico estaba en conflicto con la Mutualista, eso era más importante que la paciente.


Lo que pasaré a contar, cuesta escribirlo. Y cuesta porque ni uno lo cree, tengo que hacerlo bien, para transmitir veracidad a mi relato, en que no estoy exagerando. Imagínese que le dicen que tiene “Cáncer”, con todo lo que esa palabra implica en nuestra cultura; y le indican que tiene que ir a ver al médico que operará con la metodología “laparascopia”; y vamos sin número porque nos dijeron que fuésemos sin número.

Quisimos sacar número con otro especialista, y el más cercano era para julio del 2015 (estamos en abril). ¿Y los derechos de otorgar número a no más de 30 días?. No existe, es letra muerta. 

Concurrir sin número, no es una viveza, uno va sin Historia Clínica, no queda nada escrito, y además le hacen sentir que le están haciendo un favor. Además no tiene horario, lo van atender cuando el médico quiera, cuando él disponga, ya que Usted no tiene derechos, sino que él le hará un favor, por lo tanto, nada de quejarse, ehhh!!!.

Y allí estábamos, esperando. Llaman a dos para el mismo médico; uno a una consultorio y nosotros fuimos a dar a la sala de curaciones. ¿Importa eso?, obvio que no, lo importante es que nos atiendan. Pensamos que eso de llamar a dos, era para agilizar, atienden a un paciente, e inmediatamente cruza al otro consultorio, y atiende al otro sin perder tiempo.

Fueron pasando los minutos, había sólo una silla, y la camilla. Ella se sentó y yo me quedé parado. A la media hora decidí sentarme en el escritorio, a los 40 minutos aparece un Señor que parece que era el médico … ¿Parece?, y por sus movimientos como muy apurado, de importante, pero no tenía túnica, vestido de pantalón vaquero … parecía que hubiese llegado recién.

No nos pregunta nada, no sabe ni quién es el paciente, toma apuradamente, las placas que estaban en la bolsa de nylon ya características de estos análisis, cuelga una en el visor de placas, con gesto de ímpetu, y se aparta un poco … ¿Qué dirá? … hay que sacar el riñón. Hace un suspenso y nosotros parados, él parado, ella en un flanco, yo en el otro … mirándolo.

Pero les explico, – dice el Doctor – yo estoy en conflicto con la Mutualista, no me pagan lo que yo quiero y no estámos llegando a un acuerdo … lo interrumpo. Doctor – le digo -, ¿Puede Usted dejar de hablar de su problema y hablarnos de nuestro problema?, yo soy el esposo, ella es la que tiene el cáncer. 

¿Cómo, no saben nada? – nos pregunta el Doctor -; no, no sabemos nada.

Nos explica un poco. Siempre parados. 

Le pregunto> ¿Doctor, no hay otro que opere?, no – dice -, el único que opera soy yo.

¿Cómo seguimos?, bueno, – nos indica -, andá a ver al anestesista, y después venite (sin hora), y si arreglamos con la mutualista, fijamos fecha, que ya te aviso que en abril no va a ser. 

¿Y si no arregló?, … bueno, yo no te puedo operar – continúa su explicación – porque esto es privado, el FONASA no brinda este método, tendrás que operarte a cielo abierto.

En la noche, me fijo en internet, y resulta que casi todos los urólogos de esa mutualista, tiene una clínica privada, al Doctor le faltó muy poco para ofrecernos operar “afuera”, pero nunca esperó que le dijésemos que si no era él, debía ser otro; si la pregunta hubiese sido otra, seguramente ya estaríamos en su clínica privada.

El Doctor está en un error conceptual al decir que esa especialidad es ´Privada´, esa técnica de operación será especial y ameritará un pago adicional, no digo que esté mal, pero no puede decir que es privado, porque la paciente está allí no por él, sino porque es socia de la Mutualista, el lugar de atención no es de él, sino de la Mutualista, el lugar de la internación no es de él, es de la Mutualista, los demás médicos como Anestesista, Enfermeras, etc, no son empleados de él, sino de la Mutualista. Ese médico tuvo total falta de ética, sin ningún tapujo era más importante su problema que la del paciente. La verdad que fue lamentable. ¿Y qué protección tiene el paciente ante esos casos?. Ninguno!!!

Salimos perdidos de allí. Caminamos sin rumbo. Primero para un lado, llegamos a la esquina, volvimos para la otra esquina. Mirábamos sin ver, hablábamos sin un hilo conductor. Ella quería ir a ver a un ginecólogo que le inspiraba confianza, solicitó hora incluso para verlo pero no tuvo suerte, no había hora. 

Se me ocurre ir a quejarme, pero no en Atención al Cliente, sino ir a Secretaría Técnica. Mientras íbamos caminando, planificaba qué iba a decir, tenía que ser algo contundente; nada de niñerías, ni de hacer escenas, ni pamentos, que fuese directo. 

Llegamos, y pregunto: ¿Es cierto que hay en esta Mutualista que tiene cientos de afiliados, un sólo médico en urología que opere con la técnica laparascopía?, y si es cierto, ¿Es correcto que esté planteando a los pacientes que está en conflicto?. Nos dijeron que iban a consultar con el Jefe de Nefrología, … consultan … y es cierto. Un sólo médico.

Nos fuimos. Estamos perdidos!, pero Dios nos iluminó … pero no por estar en una de las mejores instituciones de salud, no porque nos atendiera un Especialista que se supone que sabe, no por estar en la Capital, no por tener el dinero para pagar la operación; la iluminación fue en otro sentido, fue en que pudimos llegar a la solución porque conocíamos a alguien que sí pudo arreglar el problema. ¿Eso es correcto?, nooo, hubiésemos preferido ser unos más, pero el sistema, la falta de ética y la insensibilidad no permitió ser unos más, tuvimos que ir a lo que ya debería haber desaparecido.

Triste realidad!

Saludos

Darío Abilleira

…///

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s